Danger, danger!, ¡móvil al agua!

Hace tiempo que leo sobre la importancia de racionar el uso del móvil y tablets con los niños porque al parecer merman capacidades de desarrollo intelectual, producen miopía y otras tantas teorías. No sé qué hay de cierto en eso. La verdad es que ahora los niños con dos años desbloquean móviles y pasan fotos de forma natural cuando yo a su edad muy probablemente estaba comiendo arena en el parque… El móvil forma parte de nuestra vida y de nuestros niños también.

kikum mwc

Uno de los asuntos más sorpresivos de la convivencia con los niños es el darse cuenta qué tan peligrosos se vuelven situaciones cotidianas y objetos aparentemente inertes hasta el momento en que ellos llegaron. Uno de estos elementos maléficos es el wáter. Una tos fuera de sitio envía el chupete directo al fonfo del wáter, sin importar QUÉ HAY DENTRO. A veces, uno corre peor suerte y es el móvil el que cae dentro del wáter. Y con él, caen otras muchas cosas que están dentro de tí. Un silencio helado recorre tu cuerpo y tus ojos incrédulos miran al móvil medio hundido, medio muerto. Como tú.

Pero tranquilos: hay gente que piensa en todo. En el Mobile World Congress 2015 encontré a HZO, unos buenos samaritanos que, tras la observación del mundo corriente y atreviéndose a lo imposible, habían sumergido una pantalla en una piscina (OMG!). Y la pantalla estaba funcionando perfectamente. Era una tele bastante común, nada del otro mundo. La tecnología utilizada por HZO era un gas que depositaba una capa de polímeros sobre cualquier aparato electrónico que lo impermeabilizaba al agua y a otras sustancias corrosivas, se garantizaba pleno uso y larga duración. Un buen nicho de mercado, pensé.

En fin, mientras esperamos que algún polímero más nos haga la vida más fácil, aquí os dejo el vídeo de la tele en cuestión (disculpas por la mala calidad del vídeo, es obra mía y sólo mía)

Susana Palomar

Author Susana Palomar

More posts by Susana Palomar

Join the discussion One Comment

Leave a Reply